Fieles católicos celebran la fiesta de Cuasimodo

Hoy domingo, como todos los domingos siguiente a Semana Santa, cientos de fieles, y siguiendo una vieja costumbre de raigambre colonial, acompañan al párroco. que viaja en una carroza tirada por caballos a llevarle el sacramento de la comunión a los enfermos e impedidos de asistir a la iglesia, escoltado por huasos a caballo, ataviados con sus vestimentas tradicionales y con coloridos pañuelos anudados en la cabeza, que reemplaza al tradicional sombrero en señal de respeto. Esta es la  Fiesta de Cuasimodo,  uno de los festejos más importantes del valle central de Chile. La gran procesión es el momento cúlmine de meses de preparación de las cofradías, Carruajes adornados de blanco y amarillo, personas a caballo y jóvenes en bicicleta son parte del panorama que entrega esta celebración campesina que ingresó en el calendario religioso de la Iglesia Católica Chilena.

La palabra Cuasimodo proviene de la frase en latín “Quasi modo géniti infantes” que significa “Como niños recién nacidos” Cuasimodo es una colorida fiesta de fé y tradición. A mediados del siglo XVI, el Concilio de Trento de España expresó la necesidad de comulgar al menos una vez al año. Muy pronto, esta norma se extendió en América. Dada la importancia de la comunión, los sacerdotes organizaron un recorrido anual para dar la Eucaristía a los enfermos y todo aquel que no pudiera asistir a la iglesia.

Sin embargo, debido a los peligros de la época y la inseguridad en los caminos rurales, era necesario que el sacerdote y su comitiva fueran protegidos. Así, las comunidades de la zona se propusieron espontáneamente para escoltar a la comitiva religiosa. Todos los años se cumplían con esta tradición que tenía como segunda misión la de recordar la resurrección del Señor: el milagro central de la fé cristiana.

Estas fotos las tomé hoy en la localidad de El Cerrillo, Rengo

EFRAÍN CONTRERAS

ENTRADAS RELACIONADAS

Deja un comentario ¡Eso nos motiva!